SOLUCIÓN ICON PERIODONCIA

EN ICON cuidamos tus encías y buscamos la opción más adecuada para que estén sanas. Las encías, que forman una sábana que rodea a los dientes, constituyen un tejido cuya función es proteger las piezas dentales. Su atención es fundamental para nuestra salud bucal. La periodoncia trata las enfermedades de las encías, como son la gingivitis y la periodontitis, fundamentalmente.

¿CÓMO PUEDO SABER SI MIS ENCÍAS ESTÁN ENFERMAS?

La gingivitis –un proceso generalmente reversible– produce la inflamación y enrojecimiento de la encía y su sangrado al lavar los dientes. La periodontitis se produce cuando afecta al hueso de soporte de los dientes (cimientos). Ésta afecta a la encía y a los tejidos que están por debajo, como el hueso que rodea a los dientes y al ligamento periodontal que sujeta sus raíces. Si no se trata, esta enfermedad se cronifica llegando a afectar seriamente a los “cimientos” de los dientes. Si avanza mucho, los dientes se mueven y se acaban perdiendo. El tratamiento de la periodontitis depende del grado de afectación. Si es incipiente o moderada tiene buen pronóstico y se trata con limpiezas de boca exhaustivas y raspajes. Si ya es avanzada hay que hacer, además, cirugía de las encías. En algunos casos donde ya hay movilidades importantes de dientes y graves pérdidas de hueso, el tratamiento consiste en la extracción de las piezas dentales y la preparación del hueso para poder recibir los implantes.
La periodontitis crónica del adulto es la primera causa de pérdida de dientes en mayores. Por su parte, si dejamos que avance la gingivitis (por acumulación de placa/sarro), puede derivar en una periodontitis o piorrea (entonces la enfermedad se vuelve crónica y empieza a lesionar el hueso). En ICON nuestro afán es diagnosticar y prevenir este grupo de enfermedades para mantener nuestros dientes el mayor tiempo posible. El 75% de los adultos posee alguna enfermedad periodontal. Al transcurrir sin dolor pasan desapercibidas, pudiendo enmascarar una enfermedad ya avanzada. Los primeros síntomas son el sangrando, inflamación, enrojecimiento e hinchazón de las encías.
Si el problema persiste se pueden detectar otros síntomas como la retracción de las encías, dientes más largos, presencia de pus, mal sabor, mal aliento, movilidad y separación entre dientes, aumento de la sensibilidad con el frío y sensación de dolor en las encías.

¿CÓMO SE CONTROLA UNA ENFERMEDAD PERIODONTAL?

El objetivo es controlar la infección que provoca la enfermedad. Si logramos estabilizarla, el proceso destructivo se detiene consiguiendo conservar los dientes. Diagnóstico precoz y tratamiento son vitales, ya que la estabilidad de los dientes depende en gran medida del hueso de soporte.