Uso del retenedor después del tratamiento de ortodoncia

¿Cómo debo cuidar mi retenedor?
La mayoría de los retenedores son removibles, es decir que se pueden quitar para comer, cepillarse los dientes o usar el hilo dental. Ese es el motivo por el que resulta tan fácil perderlos. Muchas personas envuelven el retenedor en una servilleta cuando van a comer y después se olvidan de ponérselo y tienen que gastar cientos de euros para hacerse otro. Una buena solución es llevar siempre encima la funda del retenedor y colocarlo dentro siempre que no lo lleve puesto. Para más seguridad, no deje nunca la funda encima de una mesa o un banco, métala inmediatamente en su mochila, bolso o bolsillo.

Su dentista le podrá informar sobre cómo limpiar y cuidar el tipo específico de retenedor que utilice. Sin embargo, independientemente del tipo de retenedor que utilice, evite sentarse encima, pisarlo o dañarlo ya que se trata de un aparato delicado y caro.

¿Cuánto tiempo tengo que llevar el retenedor después de quitarme la ortodoncia?
El dentista le dirá cuánto tiempo debe seguir llevando el retenedor. Como el objetivo del retenedor es evitar que los dientes vuelvan a su posición original, se debería llevar al menos hasta que la mandíbula y las encías hayan tenido tiempo de estabilizarse alrededor de la nueva posición de los dientes. Muchos ortodoncistas recomiendan que los niños y los adolescentes lleven el retenedor hasta que cumplan la veintena. Es decir, hasta que les hayan salido todos los dientes permanentes y la mandíbula haya dejado de crecer.