Los dientes supernumerarios

¿Qué son los dientes supernumerarios?

La presencia de dientes supernumerarios es algo más común de lo que parece, especialmente entre los niños. Esta situación puede darse tanto en la primera dentición como en los dientes definitivos.

Los dientes supernumerarios o hiperdoncia son piezas “adicionales” a la dentición normal que no se deberían haber formado.
Estos dientes no siguen las pautas generales de posición y orden de erupción de los dientes habituales, pueden crecer de forma individual o en grupo incluso pueden crecer invertidos.

En la mayoría de casos no producen síntomas y se descubren de manera casual, mediante una radiografía rutinaria.

Según diversos estudios el 2,5% de la población desarrolla estas piezas dentales adicionales.

Estos dientes surgen en diferentes zonas del maxilar y con diferentes tamaños.

En el 90% de los casos, se desarrollan en el maxilar superior y en la zona central, entre los dientes incisivos y caninos. Tienen una forma similar a la de las piezas normales. Aunque no suelen desencadenar sintomatología, a la larga pueden provocar alteraciones tanto en la estética de la sonrisa como en la función de nuestra boca. El odontólogo deberá valorar la necesidad de realizar la extracción de dichos dientes.

Entre las complicaciones que puede desencadenar podemos destacar:

- Problemas en la erupción de los dientes definitivos. Si ocurre durante la infancia, estos dientes pueden provocar problemas en el desarrollo de los dientes definitivos, ya que pueden bloquear su salida. En esta etapa es cuando más se recomienda la exodoncia, para evitar que los dientes definitivos sufran un desplazamiento de su posición idónea. También pueden provocar malformaciones en la anatomía del diente definitivo.
- Apiñamiento dental: si se mantienen estos dientes supernumerarios, puede dar lugar a un apiñamiento en pacientes con dentición adulta provocando problemas en la estética de la sonrisa o en la oclusión del paciente (su manera de morder).
- Quistes.
- Retención de placa bacteriana.
- Alteraciones estéticas y funcionales.

Para evitar estos problemas es muy importante acudir a revisiones periódicas en el odontólogo desde la infancia para detectar estos problemas de la manera más precoz posible y así poder planificar el tratamiento de la manera más sencilla posible.

 

Dra. Elena Calaza, odontóloga de ICON