Cuidados de la salud oral en edades avanzadas

Las personas de edad avanzada no tienen más problemas orales que una persona joven, pero sí tienen una serie de problemas específicos asociados con su edad.

Los años pasan y dejan huella en las bocas de los más mayores. Los dientes están más gastados, los tejidos que forman los dientes cambian y ya no responden a los tratamientos de la misma manera, las encías se retraen, perdemos hueso y segregamos mucha menos saliva. Todos estos cambios influyen en la aparición de esos problemas específicos asociados a la tercera edad.

Asociamos cuatro problemas fundamentales a las personas mayores: boca seca, enfermedad periodontal, caries radicular y candidiasis.

- La boca seca se debe a esa disminución del flujo salival provocado por el envejecimiento junto con la toma de medicamentos. Existen infinidad de medicamentos en el mercado cuyo efecto secundario es la disminución del flujo salival. Teniendo en cuenta que las personas de edad avanzada suelen estar polimedicadas, es muy probable que alguno de esos fármacos esté provocando también la sequedad de boca. Esta sequedad oral propicia la aparición de caries, el engrosamiento de la lengua, aparición de fisuras en la lengua...

- Las personas de edad avanzada son más susceptibles a las infecciones, por lo que también lo serán a la enfermedad periodontal (enfermedad infecciosa que afecta a los tejidos de soporte del diente).

- La caries radicular es típica de las personas mayores, es la caries que se produce en la raíz del diente, en lugar de en la corona, como es habitual. Se debe a que con el paso del tiempo las encías se retraen dejando expuestas las raíces de los dientes. Este tipo de caries resultan más difíciles de tratar y presentan peor pronóstico.

- Las infecciones bacterianas no son las únicas que afectan a la tercera edad, también lo son las micóticas (infecciones provocadas por hongos). Son habituales en pacientes portadores de prótesis removibles, por lo que extremar la higiene en estos casos es fundamental para prevenirlas.

Además de la edad existen otros factores que influyen en la salud oral de las personas mayores, son las enfermedades sistémicas que padecen.

Las personas diabéticas tienen una predisposición especial a la aparición de infecciones, tanto bacterianas como micóticas. Por tanto son personas predispuestas a padecer enfermedad periodontal (infección bacteriana) o candidiasis (infección micótica). Además presentan boca seca, por lo que tienen especial susceptibilidad a la caries. Una persona diabética debe ser muy meticulosa con la higiene de su boca, además de con sus prótesis, y acudir periódicamente a sus revisiones.

Las personas sometidas a tratamientos de quimioterapia y radioterapia también presentan problemas orales como consecuencia del tratamiento. Tienen boca seca, por lo que serán susceptibles de padecer caries durante el tratamiento oncológico. Además presentan mucositis (la inflamación de toda la mucosa oral), que genera malestar, especialmente a la hora de comer. Por último, tienen tendencia a padecer candidiasis (hongos en la boca). Es importante que un paciente, antes de empezar un tratamiento con quimio o radioterapia, acuda a su odontólogo para dejar la boca preparada para el tratamiento y además, éste instruirá al paciente en lo que le va a ocurrir en la boca a raíz del tratamiento para poder mitigar adecuadamente las molestias.

Habitualmente, las personas mayores están polimedicadas (toman varios fármacos diariamente). Es probable que alguno de estos medicamentos le provoque sequedad oral, con lo que aumentará la tendencia a padecer caries.

Como resumen, las personas de edad avanzada deben cuidar su higiene oral de forma meticulosa y acudir periódicamente a sus revisiones en el dentista. Asimismo deben extremar la higiene de sus prótesis removibles y acostumbrarse a dormir sin ellas.

Dra. Laura Conde Estévez, odontóloga de ICON

Dr. Juan Ferreira, director médico de ICON