El estres y el dolor de dientes

El estrés generalmente ocurre en situaciones que las personas consideran difíciles o inmanejable. Sus efectos pueden llegar incluso a cavidad oral donde hay una relación entre el estres y dolor de dientes.

 

El estrés provoca que la persona apriete o rechine los dientes para vencer el nerviosismo.

 

El rechinar o apretar los dientes (bruxismo) provoca una serie de consecuencias en la boca que hace que las personas después tengan que ir al dentista con molestias en la mandíbula (ATM) y con dientes desgastados.

 

Estres y Dolor de dientes

 

La ansiedad, el nerviosismo y el estres a que estamos sometidos constantemente en la sociedad en la que vivimos hace que un gran porcentaje de Españoles apriete los dientes y sufra las consecuencias del bruxismo.

El estrés hace que las personas aprieten los dientes mientras duermen y no se den cuenta.

El estres y el dolor de dientes están estrictamente relacionados, ya que en las situaciones de estrés las personas aprietan los dientes (bruxismo), lo que provoca dolor de muelas o molestias en los dientes, cara, dolor de cabeza y de cervicales.

Para paliar los efectos del estres en la cavidad oral se recomienda realizar la ferula de descarga.

En principio, una persona abre y cierra la boca entre 1.500 y 2.000 veces durante el día. El problema llega cuando esto también ocurre durante la noche.

Lo normal es contactar los dientes entre 4 a 10 minutos durante 24 horas. Una persona ante los efectos del estrés puede hacerlo 4 horas, normalmente durante la noche.

Un diente al contactar con su antagonista normalmente lo hace con una fuerza puntual de 10 a 35 Kg por diente. Una persona con bruxismo llega a usar 150 a 300 Kg de carga puntual al tocar un diente con otro.

Cuando aprietas y frotas los maxilares uno contra el otro demasiadas veces se provoca desgaste, grietas y fracturas en los dientes.