La periodontitis y la artritis reumatoide comparten rasgos clínicos y epidemiológicos

La enfermedad periodontal y la artritis reumatoide (AR) son procesos que no sólo comparten rasgos clínicos sino también características patológicas, epidemiológicas y terapéuticas. El comienzo y progresión de la periodontitis ocurre como consecuencia de la respuesta inmune a patógenos periodontales, asegura Javier Fernández, de la Universidad Rey Juan Carlos. «Estos patógenos producen productos y enzimas que dañan y destruyen la matriz extracelular junto con membranas de células del huésped, produciendo así nutrientes para su crecimiento y posterior invasión tisular. Las proteínas de la superficie de las bacterias y las moléculas tipo lipopolisacárido (LPS) son los responsables de producir una respuesta humoral dando lugar a inflamación tisular».

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria, sistémica y crónica de etiología desconocida y con predisposición genética que conlleva la destrucción del cartílago y tiene una gran variedad de manifestaciones articulares. En este proceso hay una gran variedad de mediadores, tanto inflamatorios como no inflamatorios, incluidas las citoquinas pro-inflamatorias, metaloproteinasas, que contribuyen a la patogénesis de la AR.

Según Fernández, las dos entidades pueden estar «íntimamente relacionadas mediante una disfunción subyacente de los mecanismos inflamatorios». Hay evidencia en la literatura que sugiere que ambas enfermedades se manifiestan como resultado de un desequilibrio entre moléculas pro-inflamatorias y antiinflamatorias. «Aún así el conocimiento completo de esta disfunción se desconoce».

 

Cinco asociaciones

Iain Chapple, profesor de Periodoncia en la Universidad de Birmingham(Reino Unido), señala cinco ideas claves sobre la relación entre periodontitis y artritis reumatoide: la enfermedad periodontal y la AR se asocian entre sí en grandes estudios epidemiológicos; todavía no está claro si la enfermedad periodontal es parte causal de la AR o viceversa, o incluso aplicar ambas direcciones; los estudios de intervención tratan de ver los efectos del tratamiento periodontal en los síntomas y signos y actividad de la enfermedad AR, para ver si el tratamiento periodontal mejora los resultados con AR; los mecanismos de interrelación entre enfermedad periodontal y AR parecen estar cada vez más claros. Se sabe que los anticuerpos que causan la AR se encuentran en la sangre de pacientes periodontales que no tienen aún AR y parecen estar causados por la inflamación de las encías. «Aunque esta no es la única explicación, ya que algunas personas con AR no tienen la enfermedad periodontal, pero probablemente tienen gingivitis».

Por último, asegura el experto, se ha demostrado que los anticuerpos en las articulaciones se levantan contra el ADN liberado por los glóbulos blancos llamados neutrófilos, y estas células son las más comunes en los tejidos de pacientes con periodontitis, así que puede ser el detonante que establece el proceso de AR.

 

Trampas extracelulares

Chapple destaca el potencial de las 'trampas extracelulares de los neutrófilos' o NETs, que son estructuras constituidas por el ADN liberado desde el núcleo de los neutrófilos cuando mueren, y que forman una especie de tela de araña pegajosa capaz de matar bacterias extracelularmente, independientemente de la acción de la fagocitosis.

Según explica este especialista, «las NETs representan un nuevo y fascinante paradigma dentro de la inmunidad innata: tenemos mucho que aprender en esta nueva área, pero si el exceso de NETs llegara a ser perjudicial, entonces podemos introducir ADNasas en el tejido periodontal y pueden tener así alguna utilidad en el tratamiento periodontal; por el contrario, si las NETs resultaran ser 100% beneficiosas, nuestro grupo de investigación ha demostrado cómo pueden estimularse las NETs, y esto nos puede conducir a desarrollar un nuevo tratamiento local basado en la inmunoterapia».

El doctor Chapple resalta la importancia de «este descubrimiento fascinante y potente que implica la inmunidad innata», asegurando que «las NETs pueden ser el eslabón perdido entre la periodontitis y la artritis reumatoide».

 

Fuente: ABC Salud