Fluorosis dental

 

La fluorosis dental es una anomalía de la cavidad oral, en especial de las piezas dentales originada por ingestión excesiva y prolongada de flúor.
La fluorosis dental es una condición irreversible causada por la ingestión excesiva de fluoruro durante la formación del diente. Es la primera señal visible de que un niño ha sido sobrexpuesto al fluoruro. Es una condición que aparece como el resultado de la ingesta de demasiado fluoruro durante el período de desarrollo de los dientes, generalmente desde que se nace hasta que se cumplen 6-8 años.

Causas

La fluorosis dental se debe a los efectos aditivos de los siguientes productos:

  1. Suplementos de flúor como comprimidos y gotas.
  2. Flúor en la dieta de cada individuo (alimentos y bebidas para niños producidos en aéreas fluoradas)
  3. Dentífricos fluorados.
  4. Aplicaciones tópicas de soluciones de flúor en altas concentraciones durante la formación del esmalte.

Diagnóstico

La mayoría de los diagnósticos se obtienen por los hallazgos radiográficos. La confirmación se hace por la medición de los niveles de flúor en orina. La biopsia ósea no se realiza en la actualidad.

Síntomas

La caries puede manifestarse por:

  • Cambio de coloración del diente (Alteración estética dental)
  • Aparición de una cavidad en el diente
  • Dolor de dientes

- Espontáneo
- Al masticar
- Al ingerir azúcar
- A estímulos térmicos (frio/calor)
- Siempre habrá que realizar en estos casos un diagnóstico diferencial

con la hipersensibilidad dentinaria

  • Retención de comida entre los dientes
  • Mal aliento o halitosis

Tratamiento

Actualmente no hay un tratamiento para la fluorosis. Lógicamente el primer paso incluye la drástica supresión de la exposición al flúor. La administración de suplementos de calcio y vitamina D puede frenar el Hiperparatiroidismo secundario.
El esmalte moteado con frecuencia se mancha de un desagradable y antiestético color pardo. Por razones estéticas es práctico el blanqueamiento con un agente como el peróxido de hidrógeno pero manejado por un experto bucal. Este procedimiento con frecuencia es eficaz (dependiendo del grado de fluorosis); sin embargo debe realizarse periódicamente, ya que los dientes continúan manchándose. Una solución más definitiva es un tratamiento protésico, es decir coronas o fundas dentales de cerámica (porcelana) dental.

Prevención

  1. No dar agua del abastecimiento público a los niños (en zonas con fluorosis).
  2. Usar en lo posible agua con el nivel adecuado de flúor. Esto se puede conseguir básicamente de dos maneras:

a.  Usar agua embotellada con los niveles adecuados

(consultar “aguas embotelladas”).
b. Trayendo agua en contenedores de cualquier zona sin flúor para

el consumo del niño/a.

3.    Es importante que se utilicen pastas de dientes con los contenidos

óptimos de flúor adecuados a la edad. Entre los 6 meses y los 2 años

deben usarse pastas con 250 ppm de Flúor; entre los 3 y los 6 años,

pastas con 500 ppm de Flúor y a partir de los 6 años pastas con

1000-1450 ppm de Flúor.
4.    Vigilar si se prescribe algún complejo vitamínico para que no lleve

flúor asociado.
5.    Respecto al consumo, tener en cuenta que no solamente se consume

el agua que se bebe, sino también el agua que se usa en la elaboración

de las comidas.

Artículo extraído de: www.noticiassalud.com